124 DAYS ON BOARD | follow us THE GAME | Facebook | The Game Barcelona World Race 2014 - 2015 THE GAME | Twitter | The Game Barcelona World Race 2014 - 2015 THE GAME | RSS | The Game Barcelona World Race 2014 - 2015
English
last minute
THE GAME - Barcelona Wolrd Race 2014 - 2015 ha terminado, gracias a todos por participar. Mantenéos atentos a nuevas notícias.

Neutrogena

Un viejo conocido de Guillermo

Construido en 2007, el Neutrogena es un barco sólido que ha demostrado su potencial en varias ocasiones. Y, sobre todo, es una unidad que Guillermo conoce bien. Fue la embarcación con la que tomó la salida de la primera edición de la Barcelona World Race, como Estrella Damm, aunque tuvo que abandonar en Sudáfrica por problemas en los timones. Luego tomó parte en la Vendée Globe 2008/09 como BT, con Sébastien Josse a la caña. Más tarde se convirtió en el Veolia Environnement de Roland Jourdain, vencedor de la Ruta del Ron 2010. Al año siguiente navegó bajo los colores de Hugo Boss, y Guillermo Altadill volvió a bordo, formando equipo con Alex Thomson en la Transat Jacques Vabre 2011, que acabaron en segunda plaza. El británico también logró con este IMOCA 60 el récord transatlántico oeste-este y el tercer puesto en la pasada Vendée Globe (2012/13). Guillermo entrena con su viejo barco desde agosto de 2013.





Salida Neutrogena y Renault Captur ( 41.1112,2.7283 ) top ↑

Salida Neutrogena y Renault Captur

Email from the boat ( 36.3240,-2.3776 ) top ↑

JAN 2, 2015 - 13:27 (GMT +1)
"After the start in Barcelona we didn't cross close tacks or gybes with any of our rivals, approaching the Straits off Gibraltar the maritime traffic is going to add some stress onboard".

Email from the boat ( 32.1038,-11.6768 ) top ↑

JAN 5, 2015 - 06:22 (GMT +1)
"Como podéis ver no nos aburrimos incluso con el viento cayendo a veces a menos de dos nudos. Normalmente en una regata larga como la Barcelona World Race es en estas condiciones cuando estás un poco más relajado, pero cuando tienes un barco a menos de 500 metros el nivel de concentración tiene que ser alto para no perder ni un metro.
Hugo Boss y nosotros estamos bajo una bonita luna llena. Hemmos estado navegando con el Código 0, trasluchando y atentos a las pequeñas rachas que puedes distinguir en el agua con la luz de la luna.
Veo sus luces de posición, la luz de sus instrumentos y a veces oigo el ruido de su jarcia. En poco tiempo el sol empezará a salir por el horizonte y otra noche habrá pasado rápidamente a bordo del Neutrogena".
Guillermo Altadill

Email from the boat ( 10.9966,-26.9565 ) top ↑

JAN 10, 2015 - 21:25 (GMT +1)
"El Neutrogena planea en las olas a 23 nudos, la luna está arriba del todo y se ven perfectamente las olas plateadas. Llevo los cascos de música puestos y suena Bob Dylan (Knocking on the heaven's door). Voy pensando en mis cosas: la suerte que tengo de hacer esto, mis hijos, mis amigos, cómo van a ser los días que nos quedan en la proa y cómo han sido los que se quedan en la estela. También intento inmaginarme cómo será la regata cuando empieze el Sur, esas noches en que ya no puedes escuchar música, ni pensar en tus cosas, donde el océano, las olas y el viento reclaman tu atención y la única música que oyes es el estridente violín de la jarcia, los tambores de los impactos del casco con las olas o el rugido del león cuando el timón cavita. Mientras, Dylan sigue cantándome al oído y pienso que ya está bien de pensamientos y de cavilar en lo que aún no ha pasado; ahora lo que tengo que encontrar es la puerta del hemisferio sur y hacer que el Neutrogena vaya más rápido".
Guillermo Altadill

Email from the boat ( -5.6306,-31.1777 ) top ↑

JAN 13, 2015 - 13:50 (GMT +1)
"Las últimas 24 horas han sido un juego constante con las nubes, fijándome en los números. Desde que empecé a navegar de niño muchas personas me han intentado enseñar y explicar cómo jugar con las nubes en el mar, el tipo de nubes, su color, en qué lado habrá más viento, etc. Después de 28 años de navegación en alta mar todavía procuro aprender cómo jugar con estos enormes monumentos de la naturaleza, que pueden marcar la diferencia entre ganar o perder. Pueden decidir quién cruza los doldrums más rápido, y a veces pueden hasta decidir una regata más larga.
En los últimos años algo he aprendido sobre las nubes de la que estoy totalmente seguro, y es que si ves una nube negra y llevas 12 días en el mar, coge el jabón y date una ducha de pura agua de lluvia.
Sobre los números, esto es lo que más hemos visto en los últimos 12 días, los números, millones de números, cambiando cada segundo, durante el día las cifras en negro y por la noche en rojo. Números con información del viento, los ángulos, la intensidad, la velocidad del barco, el rumbo. Hasta 40 variables cambiando en fracciones delante de tus ojos, e intentando procesar toda esta información para hacer que el barco vaya más rápido.
Nubes y números, dos cosas tan distintas que se aproximan muchísimo cuando lo que necesitamos es hacer que el barco navegue deprisa en la correcta dirección.
Tengo que salir a la cubierta, se aproxima otra nube y los números de la electrónica empiezan a cambiar. Tengo que salir y acordarme de coger antes el jabón, ¡porque esta nube es de las que trae lluvia!
Hasta pronto"
Guillermo Altadill

Email from the boat ( -11.6360,-32.7968 ) top ↑

JAN 14, 2015 - 14:32 (GMT +1)
"El interior del barco recuerda más a un patio interior de vecinos con la ropa colgando que a una sofisticada maquina de carbono construida para dar la vuelta al mundo. Los calcetines, la ropa térmica y los calzoncillos cuelgan de todos los sitios inimaginables en un intento imposible de que se sequen. La humedad del interior es casi del 100% y los calcetines que colgué hace una semana en Canarias siguen igual o mas mojados que el primer día.
Al final hay que optar por la vía más fácil y rápida, te lo vuelves a colocar mojado y el cuerpo, una secadora a 36,3 grados , se encarga de secarlo; eso si, la piel con la sal, la humedad y el calorcillo tropical se te queda como para ir a un casting de modelos. Afortunadamente nuestro patrocinador nos ha suplido de toda clase de productos de Neutrogena que harán que lleguemos como si hubiéramos estado en un balneario de tratamientos de belleza".
Guillermo Altadill
Modelo profesional (después de la Barcelona World Race)

Email from the boat ( -17.5997,-33.8361 ) top ↑

JAN 15, 2015 - 13:28 (GMT +1)
Desde que compito en regatas oceánicas nunca he considerado a los otros barcos que tomaban la salida conmigo realmente adversarios. Como a todos, me gusta ganar, o por lo menos intentarlo.
En una regata de este tipo, el 80 por ciento del tiempo te olvidas de ellos como competidores a los que tienes que vencer. Ellos son compañeros que, como tú, luchan contra las adversidades, las roturas, las grandes olas de los océanos australes, y esas noches que parece que nunca se acaban, con el barco descontrolado y con el viento silbando en la jarcia.
Tal como dice esa saeta popular española "cuando un amigo se va algo se muere en el alma", así es como nos sentimos hoy. Alex y Pepe son adversarios, hemos luchado con ellos y competido en el agua, pero queríamos que fuera hasta el final, hasta la línea de llegada. Porque cuando un adversario se va, significa que queda uno menos que puede ayudarte cuando las cosas se ponen feas. La historia de las regatas oceánicas se escribe con rescates épicos y solidarios de un competidor al otro; y si no que se lo pregunten al propio Alex o a Jean Le Cam: Fueron sus propios contrincantes y a la vez amigos los que les sacaron de las garras del adversario con el que tenemos que competir del primero al último, el Océano y sus fuerzas.
Alex y Pepe, si os sirve de consuelo, nunca dudé que esta regata era vuestra y sólo os la podía arrebatar la adversidad con la que luchamos todos en este deporte, ese adversario común que nos espera en cualquier chubasco, racha de viento o al final de cada planeada.
Alex y Pepe, en el Neutrogena os echaremos de menos, hoy nos sentimos un poco más solos.
Guillermo Altadill

Email from the boat ( -39.0655,-24.7029 ) top ↑

JAN 20, 2015 - 12:10 (GMT +1)
"Navegar de noche en un barco IMOCA 60 como el Neutrogena tiene dos caras. Y esas dos caras las marcan el viento, las olas y la velocidad del barco. Las noches pasadas de esta Barcelona World Race, cuando navegábamos por el trópico, con la luna que te permite ver las olas y tener la referencia del horizonte, son realmente para no olvidar, con el barco a veces a velocidades de más de 25 nudos, surfeando las olas que, además de intuirlas, consigues ver sus crestas plateadas bajo la luminosidad de las estrellas, y que a veces puedes incluso leer debajo de ellas. Esas noches son fantásticas y te sientes el dueño del mundo. Vas rápido pero tienes todo bajo control. El barco responde a cualquier movimiento que le hagas con el timón y la estela es una línea de espuma que dejas por la popa como si estuviera hecha con un tiralíneas.
Hay otras noches, y esas son precisamente las que nos encontraremos a partir de ahora, en el Gran Sur, en los océanos australes, donde el barco va muy rápido, a veces más de lo que quisiéramos. La oscuridad es absoluta, solo percibes entre la espuma y las olas que barren la cubierta del Neutrogena las luces de la electrónica con números que cambian cada fracción de segundo ante tus ojos. Unos ojos que apenas puedes abrir cuando cada ola te golpea la cara con más fuerza que la anterior y a veces un chorrito de agua sale de tu boca. Ha coincidido que tomabas aire para relajar tu tensión con el momento en que varias toneladas de agua sumergían la proa del barco después de un planeo, que sabes cuándo empieza pero no cuando acaba. El barco sale descontrolado y tu concentración se limita a ponerlo con el ángulo de viento.
Si te equivocas unos segundos, acaba en desastre. Aquí no hay margen de error. Es como conducir a 70 km por hora con los ojos tapados, sabiendo que si te sales de esa carretera estrecha y sin guadaraíl te quedas sin coche y posiblemente tú también te hagas daño. Aquí el Neutrogena no se puede romper nada porque, aparte de competir en él, es lo único que tenemos para seguir viviendo en el océano. Es nuestra casa y nuestro refugio, lo único habitable en más de 2000 millas a la redonda, en medio del inhóspito y frío océano.
Esas noches de las que os hablo se acaban cuando una pequeña claridad del amanecer austral rompe entre el cielo nublado y te deja ver lo grandes que son las olas, lo pequeño que es el Neutrogena entre ellas y lo insignificantes que somos nosotros. Ves la inconfundible silueta de un curioso y majestuoso albatros planeando alrededor del barco y entonces piensas, respiras profundo y te dices... bueno ya ha pasado lo peor, ¡amanece, que no es poco! Sientes que has ganado una batalla contra alguien superior y con una ligera sonrisa de triunfador te dices... ESTO ES A LO QUE HEMOS VENIDO."
Guillermo Altadill

Email from the boat ( -43.6230,-9.0381 ) top ↑

JAN 22, 2015 - 12:29 (GMT +1)
"Esta última noche, en un rincón del barco, debe ser el único seco que aún queda, he encontrado una caja de cerillas, las de toda la vida. Esta caja la había visto hacía tiempo merodeando, sin que nadie le hiciera caso alguno. Incluso antes de la salida, la debía haber puesto José por ahí, y allí se quedó. Durante este tiempo con todos los bandazos, escoradas, aceleradas y frenazos que ha dado el barco, la caja ha debido desplazarse varios kilómetros al día en un minúsculo espacio.
Es de noche, el barco va rápido y cuando enciendo la linterna para trimar las velas veo el vaho de mi aliento en el aire, hace frío y mis manos empiezan a quedarse heladas. Pienso en lo bien que se estaría al lado de una chimenea, viendo las llamas y oyendo crepitar la leña, entonces enciendo las cerillas, primero de una a una y huelo el aroma que desprende la madera al quemarse. Luego lo hago de dos en dos, y de tres en tres, siempre se apagan al final, cuando la llama llega a mis dedos mojados, y no noto nada.
El olor me recuerda a cuando enciendes una chimenea. Aquí en el Neutrogena hay poca variedad de olores, fuera huele a frío, salitre y mar... y dentro... ¡¿qué sé yo a qué huele?!
Me quedo así un rato, embobado, viendo una cosa tan simple y oliendo ese aroma a fuego... Hasta que una ola acelera el barco a 26 nudos, el Neutrogena clava la proa en ella y... ¡todo cambia! Yo salgo proyectado, las cerillas salen volando esparcidas por toda la bañera, mientras una a una desaparecen por la popa barridas por el agua. Intento rescatarlas pero ya no se puede hacer nada por ellas. Se acabó el juego, se acabaron las cerillas y para la chimenea tendré que esperar unos meses, así que me pongo a trimar otra vez".
Guillermo Altadill

Email from the boat ( -44.1540,-3.8333 ) top ↑

JAN 23, 2015 - 20:21 (GMT +1)
"Hoy al mediodia hemos desestibado de la popa la baliza Argo para tirarla al mar,la hemos llevado a cubierta y cuando hemos abierto la bolsa que protege la baliza han aparecido por arte de magia dos bolsas embasadas al vacio de jamón y otros regalos, por unos segundos nos hemos olvidado de la baliza y nos hemos quedado mirando el jamon como dos ninos mirando en el escaparate de una pasteleria, enseguida hemos sabido quien habia sido el artifice de dejar este preciado tesoro. ¡¡Gracias Fran,Jesse y Willy,,,pero....podiais haber puesto un poco mas!!
A bordo del Neutrogena no llevamos mas que liofilizado, así que en algún momento especial daremos cuenta de este manjar que aqui se paga a precio de oro".
Guillermo Altadill

Neutrogena - JAN 30,2015 ( -42.6341,57.1322 ) top ↑

Neutrogena - JAN 30,2015

Neutrogena - JAN 31,2015 ( -42.8943,60.6457 ) top ↑

Neutrogena - JAN 31,2015

Neutrogena - JAN 31,2015 ( -43.1546,64.7059 ) top ↑

Neutrogena - JAN 31,2015

Email from the boat ( -41.9756,85.3929 ) top ↑

FEB 3, 2015 - 13:10 (GMT +1)
Guillermo Altadill (Neutrogena):
"Las olas han aumentado de altura, el viento de intensidad y el ruido dentro en decibelios. El Índico nos recuerda quién manda aquí, y que las altas presiones son sólo respiros y treguas que te regala tu adversario para que cojas fuerzas. Ayer me llegó un correo electrónico de mi hijo Willy, me deseaba suerte y al mismo tiempo me decía que viajaba hacia China para incorporarse a la tripulación del Mapfre en la Volvo Ocean Race.
Posiblemente sea el cansancio o quizás que me estoy haciendo viejo, pero el caso es que estoy emocionado al ver que ese chaval que hace poco aprendía a navegar en Optimist, que escuchaba historias de regatas oceánicas mientras comíamos, y no paraba de preguntar si había visto ballenas y delfines cada vez que llegaba de una regata... ahora él consigue uno de los sueños de todo navegante, dar la vuelta al mundo.
Los padres tenemos la obligación y el placer de ayudar a que nuestros hijos cumplan sus propios sueños, pero si éstos son los mismos que tú tenías a su edad y además lo consiguen, entonces eso es orgullo.
Suerte Mapfre, suerte Willy"

Email from the boat ( -47.6586,168.5648 ) top ↑

FEB 14, 2015 - 11:31 (GMT +1)
"Hola.
No se si os acordáis de nosotros, somos José y Guillermo, los del Neutrogena. Hace unos días, a mi me han parecido semanas, tuvimos que poner rumbo a Nueva Zelanda para un pit stop de urgencia, y os puedo decir que ha sido un auténtico pit stop de Formula 1. El equipo de tierra de 5 West ha hecho un trabajo excelente, profesional y rápido. Y no solo han conseguido arreglar el problema sino que también han encontrado y solventado otros que podían poner en peligro continuar en regata. El desgaste de una regata sin escalas como la Barcelona World Race, compitiendo al máximo con estas máquinas enormes, con cada pequeña pieza del barco, y hay cientos de ellas , sufre igual o más que nosotros.
Ahora estamos de nuevo en regata. No se en que posición, ni lo voy a mirar en los próximos días. Solo vamos a concentrarnos en nuestra velocidad y nuestra táctica. Quedan 12,000 millas de regata y hay que pelearlas una a una. El resultado solo lo sabremos, tanto nosotros como los demás, cuando dejemos el hotel W de Barcelona por babor, en la llegada de la Barcelona World Race.
Por lo demás solo deciros que algo tan cotidiano y normal como comer comida fresca, dormir en una cama y poder ducharse con agua caliente son cosas que realmente se aprecian cuando has pasado 43 días sin ello. Así que cada día que lo hagáis pensad en la suerte y el privilegio que téneis.
Gracias a todo el equipo por vuestro trabajo... Ahora nos toca a nosotros."
Guillermo Altadill

Email from the boat ( -47.6586,168.5648 ) top ↑

FEB 18, 2015 - 10:32 (GMT +1)
"Desde que salimos de Nueva Zelanda, de hacer el pit stop, con un implacable trabajo del equipo de tierra, las cosas abordo no han sido tan fáciles. Primero nos encontramos con el anticiclón que nos cortaba el paso rápido hacia el sur. Después, al pasar por encima de la plataforma de menor fondo que rodea las islas Auckland y Campbell, el numero de algas flotando se incrementa: son algas muy grandes, ademas son indestructible y el barco se hace ingobernable, ademas de lento. Tuvimos que parar el barco varias veces y al poner la cámara sumergible en un palo. Comprobamos que en la quilla había una alga enorme, liada perfectamente. La única solución era tirarse, y así fue: neopreno y todo el kit de buceo y a cortarla. El agua no era ni azul turquesa, ni estaba caliente.
Después de cortar esta, vinieron algunas más que tuvimos que soltar aplicando diferentes modalidades: marcha atrás, volcar el barco con la quilla en el otro lado, sacar el bichero, tirar un cabo por la proa, etc... Ha sido bastante entretenido... Os podéis imaginar que no sonreía mucho y solo miraba al cielo, como debía hacer el Santo Job a ver que otra nos mandaban.
Cuando todo se vuelve difícil, cuando crees que ya no te puede pasar nada, siempre hay algo más para ponerte a prueba la paciencia, la capacidad de superación y la determinación de seguir luchando.
Siempre me acuerdo de aquellos pioneros oceánicos que abrieron el camino a las generaciones posteriores de regatistas oceánicos. La tripulación del Licor 43 fue un ejemplo para los que luego empezamos en este mundo. Aún hoy día me acuerdo de algunas frases y de historias que me han contado. Probablemente ellos crean que no les escucho, pero fueron mis héroes cuando yo no sabia lo que era navegar. El amigo Tomas Gallart me decía en una ocasión: "Cuando todo va mal, todo se rompe, nada funciona, entonces es cuando me lo paso mejor". Así que cuando las cosas van mal pienso en ellos y en todo lo que hicieron; y me imagino que comparado con ellos esto no es nada. Ellos fueron la inspiración de muchos de nosotros y lo siguen siendo."
Guillermo Altadill

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información Aceptar